Proteccion de la madera utilizada en exteriores

Degradazione del legno da raggi UV

Proteccion completa de los agentes de degradacion gracias a la utilizacion de la tecnologia vacìo-presion

Las instalaciones de impregnación IMV-VP están indicadas para el tratamiento de elementos sometidos a las clases de riesgo tres, cuatro y cinco. Como se ha podido constatar en los capítulos anteriores, la natural conformación de la madera no hace un material adecuado para la utilización al aire libre. Su composición (20-30% lignina, 40-50% celulosa, 20-24% de hidratos de carbono) la expone a "agentes de degradación" que empiezan su acción en condiciones de elevada humedad ambiental y temperaturas comprendidas entre los 10 y los 40ºC. Hongos, mohos y bacterias encuentran un terreno propicio para su desarrollo, mientras que los rayos ultravioleta presentes en la luz solar descomponen por vía fotoquímica la lignina, haciéndola soluble en el agua. 

El único modo para combatir eficazmente la acción de los enemigos de la madera es recurrir a la ayuda que la química moderna puede ofrecernos.

De hecho un buen insecticida y fungicida, si es aplicado en cantidad suficiente y de manera que interese hasta las capas más internas de la madera, previene durante varios años el ataque de microorganismos y de insectos. tanto el fungicida como el insecticida se degradan con el paso del tiempo, por lo que la duración de la protección es directamente proporcional a la cantidad aplicada. Un impregnante con un elevado residuo seco puede hacer hidrorrepelente la madera defendiéndola del agua si es aplicado de manera que forme una película superficial. Los pigmentos, no transparentes a la luz, crean una barrera superficial impermeable a los rayos ultravioleta, evitando la descomposición de la lignina.

Los sistemas tradicionales de aplicación por inmersión, con pincel o con pistola de vaporización, no pueden garantizar la obtención contemporánea de los tres resultados. Un producto con un elevado residuo seco, formará una película superficial, limitando la penetración del componente insecticida-fungicida. Por el contrario, un producto con bajo residuo seco tendrá una mejor penetración haciendo más activa la acción del insecticida fungicida, pero con casi ninguna resistencia a la penetración de la humedad en las partes internas del producto fabricado. Solamente la utilización de la tecnología vacío-presión ha permitido aplicar en profundidad productos pigmentados con alto residuo seco (12-30%) obteniendo la protección completa del producto fabricado.