Descripcion tecnica de una instalacion IMP-PG

El sistema de impregnacion y de pintura de la madera en autoclave: elevada absorpcion y penetracion de la pintura

La instalación se compone de un autoclave (1) de gran espesor apto para soportar una depresión máxima de 400 mmHg o de 700 mmHg. Los elementos que hay que tratar se cargan de manera adecuada sobre un bastidor móvil (18) provisto de carro, que es introducido en el autoclave por medio de ruedas fijadas en el interior en la parte inferior y superior. Sobre el fondo del autoclave está el depósito (2) en el que se vierten 70-100 litros de solución impregnante o pintura. Por medio de una bomba (4) el producto es enviado a una serie de boquillas (7) nebulizadoras distribuidas en estrella en un carro (6) que se mueve a lo largo del autoclave con movimiento horizontal alterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un ciclo de tratamiento estándar de una duración de aproximadamente 20-30 minutos prevé:

A - Una fase de vacío inicial para obtener la evacuación del aire de los poros de la madera.

B - Un tratamiento de las piezas, con impregnante o pintura finamente nebulizada. La instalación en esta fase puede trabajar tanto manteniendo el vacío constante como haciendo entrar el aire para ayudar al producto a penetrar en profundidad en la madera.

C - Una serie de intercambios de aire en el interior del autoclave para facilitar el goteado, el secado y la pasivación de las piezas tratadas.

Este tratamiento garantiza:

- Cuando se utilizan impregnantes: Una absorción/penetración 3-6 mm en la parte blanca

- Cuando se utilizan pinturas de fondo /acabado: Una elevadísima penetración y adherencia de la pintura a la superficie interna de los poros de la madera, resultado que se puede obtener solamente gracias a la acción del vacío.

La excepcional adherencia y penetración de la pintura de fondo es la única garantía para una perfecta y duradera resistencia en la mano de acabado, tanto si es aplicada con la misma instalación o con otras técnicas.

 

 

 

 

 

 

- Garantía del resultado: Gracias al funcionamiento completamente automático de la máquina, se excluye cualquier posible error humano.

- El máximo respeto para el ambiente de trabajo

La bomba de vacío que aspira el aire contenido en el autoclave es del tipo de anillo líquido, que utiliza agua en circuito cerrado. El sistema de impregnación y de pintura funciona en un autoclave perfectamente hermético que impide la salida de cualquier tipo de olor.  Una vez terminado el proceso, el producto puede ser totalmente recuperado volviéndolo a mandar al depósito correspondiente.

El agua utilizado para lavar el aire aspirado, será continuamente reciclada y periódicamente deberá descargarse y cambiarse. La misma puede contener durante el desagüe substancias contaminantes constituidas substancialmente de los productos químicos de las pinturas. Las autoclaves están construidas en función de la dimensión y de las piezas a tratar. Las piezas salen del autoclave perfectamente escurridas, tratadas o pintadas.